Las Posadas

En México buscamos cualquier pretexto para hacer fiesta y podemos decirlo con orgullo pues es parte de nuestra esencia. Y una las celebraciones mas esperadas del año después de la “Fiesta de Independencia” son las “Posadas” pues con ellas empieza la temporada de fiestas.

Diego Rivera "La Piñata" 1953

Diego Rivera “La Piñata” 1953

El peregrinar de María y José

El peregrinar de María y José

Pero ¿Que son las posadas? Son una fiesta de origen religioso que se remonta a un poco mas de 400 años, pero antes de ser una tradición católica los antiguos aztecas celebraban una serie de fiestas en honor a Huitzilopochtli, Dios de la Guerra, en las mismas fechas a el nacimiento de Cristo; y con esta coincidencia de fechas aprovecharon para lograr llevar la religión cristiana a los aztecas. Esta tradición se logró gracias al Fray Diego de Soria, prior del Convento de San Agustín de Acolman, quien obtuvo permiso del Papa Sixto V para celebrar en la Nueva España las Misas de Aguinaldo, que consistían en nueve misas en las cuales se concedía indulgencia plena a quienes cumplían con dicho novenario. Estas misas se realizaban del 16 al 24 de diciembre, haciendo alusión cada una de ellas a los meses de embarazo de María, para terminar con la última en la víspera de la Navidad. Pero en un inicio esta misa y celebración se llevaba a cabo en el atrio de la iglesia y fue tiempo después que las posadas se comenzaron a celebrar en casas y barrios de México.

Actualmente las posadas en México inician con la procesión llevando las imagines de José y María que representando el peregrinar por el que pasaron; por lo regular estas imágenes son cargadas por los niños y recuerdo que yo varias veces me pelee por ser “el que cargaba a los peregrinos”, mientras que el resto de los feligreses cantan y rezan llevando en las manos velas encendidas. Una vez que se llega a la casa donde se va a pedir posada los anfitriones con una pequeña parte de los feligreses se quedaban dentro de la casa mientras el resto junto con “los pregrinos” se quedaban afuera para empezar a entonar una canción para pedir posada, se les recibia y ya una vez dentro por lo regular se reza un rosario, pero luego por lo tardado que puede llegar a ser o que no les guste a muchos, se pasa a la parte mas divertida de la posada que es Romper la Piñata. 

Primero hay que pedir posada.

Primero hay que pedir posada.

La piñata no es cualquier cosa, pues en realidad una piñata tradicional de posada es de barro y esta adornada con siete picos que representan los siete pecados capitales, quien tiene el turno de romper la piñata está con los ojos vendados pues esto representa la fe ciega en Dios y el palo para romperla es la fuerza de Dios, entonces uno esta luchando contra el mal junto con la fuerza de Dios en sus manos, pero también estas luchando entre diferenciar los gritos de unos cuantos que te dicen de donde esta la piñata y las demás personas que andan cantando esa peculiar canción para decirte que ¡Tu tiempo se acabo! y mientras esperas que se rompa estas atento en el momento en que uno de los picos de la piñata salga volando para tomarlo rápidamente esquivando los palazos de los que puedes ser victima y esto pareciera cosa de niños pero aun entre los mayores pasa esto. Ya una vez que algún afortunado la rompe salen frutas y dulces que representan la recompensa por haber vencido al mal, y la mejor parte es lo divertido que puede ser ver como se avientan todos para ver que pueden alcanzar.

La piñata y la recompensa.

La piñata y la recompensa.

Después de la piñata comienza la fiesta y la hora de la cena, en todas las posadas no puede faltar el tradicional ponche, en pocas palabras, ¡Si no hay ponche, no es posada! Y el ponche es una bebida caliente preparada a base de caña de azúcar, tejocote, ciruela pasa, guayaba, manzana, flor de jamaica, tamarindo y canela; y para quien guste se le puede poner “piquete”, osea un poco de alcohol que puede ser ron o tequila. Ademas del ponche puede haber cuanta cantidad de comida y antojos te puedas imaginar, buñuelos con miel de piloncillo, tamales, atole, tacos, tortas, quesadillas, tostadas, etc. La fiesta es en grande.

¡El ponche y la comida no pueden faltar!

¡El ponche y la comida no pueden faltar!

Si bien las posadas pueden haber cambiado a como eran antes aun mantienen esa esencia y espíritu de celebración y unión que las caracteriza pues mas allá del alcohol y la comida que pueda haber, siempre reúne a la familia y los amigos, son fiestas de buenos deseos y reflexión, y yo creo que es por eso de las fiestas mas esperadas pues puedes estar junto con las personas que aprecias y celebrar un año mas que pasaron juntos y desear que el próximo año sea mejor. Otra de las cosas es que no importa la edad que tengas en las posadas vuelves a sentir la emoción y la alegría como cuando eras niño y vas por la calle con los peregrinos pidiendo posada, toda la diversión que puedes tener con algo tan simple como la piñata y los mucho que te gusta estar rodeado por todos aquellos que aprecias.

¡Deseamos que esta tradición muy a la mexicana nunca muera y que la disfrutes al máximo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s